Page 37

sindromes ejemplares jcantera-BLC

SÍNDROMES EJEMPLARES 37 Ser auténtico significa ser fiel a sí mismo pero respetan-do opiniones y visiones externas, pero nuestro querido Donald Trump dice lo que piensa y a los que no pien-sen igual, que les zurzan. Es importante detectar esta conducta directiva de decir verdades como puños, pero que solo son sus verdades y no nuestras verdades. Suele aparecer en directivos con alta experiencia y éxito vital, que arrogados de su prestigio histórico imparten doctrina desde lo obvio y malgastan el concepto de sentido co-mún. La expresión inventada “autenticida” expresa estas conductas que por ser populares son queridas indepen-dientemente de las bondades de sus atributos. Hemos tenido ejemplos en nuestra querida España, los falleci-dos: Jesús Gil y Ruiz Mateos eran un claro exponente del locuaz “autenticida” que, aparentando expresar lo que quiere el pueblo o los empleados, vierten sus prejuicios. ¿Pero cómo diferenciamos al líder auténtico del líder “autenticida”? Vamos a analizar los principales atributos SÍNDROME DONALD TRUMP LIDERAZGO AUTÉNTICO O "AUTENTICIDA" de un líder auténtico (Mandela, Obama, Papa Francisco) y de estos otros líderes “autenticidas” que tanto pululan en el empresariado y entre los políticos profesionales. Como expresaron los autores del concepto de liderazgo auténtico, Avolio y Gardner en 2005, hay cuatro grandes características de un buen líder auténtico que vamos a analizar: 1. CONCIENCIA DE SÍ MISMO (Self awareness). El líder auténtico tiene un conocimiento sobre sus for-talezas y debilidades. Es realista a la hora de conocer y reconocer lo que los demás opinan sobre él y sabe cómo y por qué influye en los demás. Esta característica de “conócete a ti mismo”, que otros autores como el propio Daniel Goleman exponen, no supone sólo lo que uno opina de sí mismo sino más bien lo que conoce de lo que otros opinan de él. Tener espejos en torno a tu día a día es fundamental para que tu conciencia de ti sea lo más ajustada posible y para ello es necesario disponer de un equipo de personas que te permita tener un feedback adecuado a tu conducta. Ya lo decía Goebbles: “Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad”. Los líderes “autenticidas” se creen su historia porque la repiten mil veces, excede de sus límites de la realidad y su éxito justifica su distorsión perceptiva. No se es más auténtico por decir obviedades, hablar más seguro y creerse lo que se dice. La autenticidad se basa en tener conciencia de lo que uno piensa, hace, dice, de sus efec-tos y consecuencias y, ante todo, estar todo el día anali-zando su cambio personal. Tener conciencia de sí mismo es requisito básico para ser un buen líder y los que tienen el Síndrome Donald Trump no tienen la suficiente humil-dad LA AUTENTICIDAD SE BASA EN TENER CONCIENCIA DE LO QUE UNO PIENSA, HACE, DICE, DE SUS EFECTOS Y CONSECUENCIAS Y, ANTE TODO, ESTAR TODO EL DÍA ANALIZANDO SU CAMBIO PERSONAL. para reconocer sus carencias, les falta reconocer sus errores y tener la honradez de aceptar sus limitaciones. Además, el líder autentico trabaja constantemente su cambio personal. Tener las mismas ideas desde siempre es tener el error de no apreciar que el cambio social debe hacerte cambiar, que la adaptación es el elemento diferencial de tu personalidad, porque no por no cambiar uno tiene más seguras sus ideas. Siempre hay que reconocer el cambio personal como un activo aunque surja la sombra de la duda que expresaba el gran director de cine Billy Wilder: “Dicen que no encajo en este mundo. Francamente, considero estos comentarios como un hala-go. ¿Quién diablos quiere encajar en estos tiempos?”. El signo de los tiempos acelera el cambio social y, por tanto, los líderes que quieren dirigir, influir y gobernar deben adaptar sus principios con autenticidad para ser un valor como líder. No olvidemos que conocerse implica una alta dosis de autocrítica para crear tu propia autoeficacia. 2. TRANSPARENCIA EN LAS RELACIONES (Relational Transparency). Ser transparente no significa no ocultar nada sino más bien la apertura de querer compartir los conocimientos y las emociones que a uno le pasan. Los directivos que se comportan como Donald Trump entienden que son transparentes porque dicen lo que piensan sin tener en cuenta a los demás y que no ocultan nada, cuando, en realidad, ser auténtico significa decir lo que se piensa pero respetando a los otros y compartir con los demás tus percepciones y comportamientos. La transparencia como apertura a los demás pasa por mostrarse tal y como soy, y permitir que otros opinen y compartan los pensamientos y emociones no es evidencia en aquellos directivos “autenticidas” que sólo saben ser un yo y nunca un nosotros. Frente a la cita de Obama de la Biblia de que: “Todos fuimos extranjeros una vez”, tenemos una de Donald Trump que dice con su razonamiento pre-filo-sófico: “Todos los inmigrantes mexicanos son criminales”. Los dos son transparentes, pero el primero manifiesta una experiencia, y el segundo expresa un juicio de valor. Ser transparente puede ser un juicio de valor o una realidad; para mí implica compartir y no sólo mostrar. De ahí la importancia de justificar que no es transparente quien dice: “yo digo lo que pienso y allá tú si te gusta o


sindromes ejemplares jcantera-BLC
To see the actual publication please follow the link above